De Paraná a Perú – Parte 2

“Me estoy yendo hacia el Norte”.

paraná a perú

2 de febrero. Bueno, gente. Amigos. Familiares. Me estoy yendo hacia el norte. Probablemente hasta llegar a Perú. Para más detalles de como surgió todo. Leer mi nota “La llamada de la nomadía”. Esta ansia de viajar no se da cualquier día. Menos para dos personas que nunca lo han hecho. Salir de mochilero. Todo un sueño por delante. Estoy seguro de que los extrañaré. Les dejo un abrazo a todos por igual.

4 de febrero. Rafaela. Ya pasado. La anécdota. 10 horas bajo resguardo de la lluvia en una estacion de servicio. Gracias a Dios. Llego Walter M. para salvarnos.
Ahora a salir de San Miguel de Tucumán. La lluvia nos persigue. Fiel mujer hecha de gotas finísimas. Quiero que sepan que me encuentro bien. Acá somos tres almas viajeras y bondadosas rumbo a Jujuy.

8 de febrero. No pude conectarme antes. Acabo de llegar a Tilcara, después de estar en Purmamarca 3 días. El ciber allí no servía para nada. Pero bueno. Aquí estoy. El miércoles pasado hicimos dedo con dos amigos desde un peaje Tucumán, cercano a Salta. Ese mismo día llegamos a una localidad de Jujuy. Caminamos por la ruta. Una pareja salteña nos acercó a una garita donde tomamos un cole hacia San Salvador de Jujuy. 4 horas después nos encontramos viajando en cole hacia Purmamarca.
Ayer cambié de acompañantes. Viajé a Tilcara junto una artesana de Buenos Aires, y un profesor de artes marciales oriundo de Ushuaia, primo de ella. He vendido libros. Plata: ni me falta ni me sobra. Salí de casa con 17 ejemplares de “Inocencia derramada”, mi librito aún sin presentar. Ya tan sólo me quedan 7. Que se yo. Me encanta esta vida. Mañana: Humahuaca.

10981156_413128232189749_1102776455677665_n

12 de febrero. En Humahuaca me encuentro desde el lunes pasado. Hoy es día de comadres. El sábado comienza el carnaval. No me lo voy a perder.
Aprovecho para dejarles la letra de una canción (estilo punk) aún en proceso:

En Humahuaca.

En Humahuaca me encuentro
en un castillo de barro:
las noches frías y locas
los días acalorados.

Junto a un poeta anarquista
he perdido el racionamiento:
las horas pasan los versos
los tragos, las borracheras.

Cantando sin pensamiento
¡ya no sé ni lo que digo!

Próxima entrega: “No me sale ser malo”

Fuente: Red Social Facebook

(La Nota digital)