Poesía Trans en la Escuela Guadalupe

DIVERSAS PALABRAS, LENGUAJES DIVERSOS. Poeta y cantante trans vino a Paraná para participar de un encuentro que organiza la Biblioteca Pedro Lemebel, en el Barrio El Sol. Estuvo acompañada de la psicóloga social Marlene Wayar.

susy poesía trans homo

Susy Shock y Marlene Wayar estuvieron ayer en la Escuela Nuestra Señora de Guadalupe conversando con los alumnos de 4º y 5º, y compartiendo un intercambio de letras y poesías.
Susy Shock es poeta, actriz, cantante. Marlene Wayar es psicóloga social. Ambas son activistas trans y luchadoras por una sociedad que respete la diversidad y las diferencias.
Llegaron a Paraná convocadas por el encuentro “Diversas palabras, lenguajes diversos” Primer Encuentro de Voces y Cuerpos en la Construcción de Mundos Nuevos, que comenzó el jueves y se realizará hasta hoy en la Biblioteca Pedro Lemebel de Barrio El Sol.
El jueves se realizó la presentación del libro de Mauricio Martínez Sasso y la proyección de un documental sobre la militancia trans en Argentina, en la sede de Agmer Paraná.
Ayer, además de la actividad en la escuela, hubo un taller sobre identidad sexual y respeto a cargo de Marlene Wayar que fue declarado de interés por el Consejo General de Educación. Por la noche, Susy Shock presentó su libro Poemario transpirado.
Mural. “Fue muy lindo el intercambio que se dio entre Susy y Marlene y los chicos. Ellos preguntaban y participaban mucho. Además, se pintó en la escuela un mural pidiendo justicia por el asesinato de Diana Zacayán”, contó a El Diario Nora Aracil, de la Biblioteca Pedro Lemebel.
“Toda la gente que participa de las actividades del encuentro está muy conmovida. Ha habido una acogida interesante. Además, ellas nos trajeron de regalo para la biblioteca material bibliográfico”, señaló después.
Por otra parte, Aracil destacó el trabajo que realiza el personal docente y directivo de la Escuela Guadalupe: “Tienen mucha conciencia de grupo, de pertenencia al barrio, con mucho trabajo comunitario. Una docente que trabaja en esa escuela se enteró que venía Susy y me sugirió que la llevara a conversar con los chicos de la secundaria”.

Productiva

Para Susy Shock, la experiencia fue muy productiva. “Fue súper interesante. Vimos que había todo un trabajo previo, como parte de un proceso para ir abriendo las cabezas a otras realidades diversas. Charlamos con ellos y les contestamos sus preguntas. En general se referían a la realidad trans. Pero nosotros les decíamos que estamos en un mundo hostil para todo lo que es distinto y que ellos también son distintos”.
Por otra parte, la artista remarcó que “hay caminos que la heterosexualidad no se atreve a transitar”, por lo que también debe animarse a descubrir un costado oculto, a que los varones vivan su parte femenina y las mujeres su parte masculina.
“Todavía sigue teniendo un peso importante la cultura de ser varón o ser mujer. Los bordes se empiezan a abrir, se expresan los deseos. También debemos pensarnos qué lejos o qué cerca estamos de nuestros deseos. La sociedad tiene un gran problema con su deseo, con el respeto al deseo de los otros”, remarcó.
Con respecto a la importancia que tiene el arte en su vida, Susy fue contundente: “No tengo otro modo que no sea desde ahí, desde el arte. Pasé más vida dentro de esto que fuera. Es un camino liberador que te incita a la creación”. Pero además, advirtió que el arte nunca es inocente o aséptico: “Todo arte tiene una ideología, todo arte tiene un discurso. Las canciones de Pimpinela tienen un discurso, aunque digan que es apolítico. No es inocente el arte, la construcción del paraíso y el infierno se hizo a través del arte. El arte es cómplice o disidente. Es mi agua donde me muevo como un pececito, es mi modo de comunicarme, de enojarme, de proponer”.
Luego, remarcó que llegó a esta etapa de su vida tal como siempre quiso ser: “Soy lo que soñé. Una vez, a un profesor que tuve en mi vida le preguntaron qué era la felicidad y él contestó que una persona es feliz cuando es lo que soñó cuando tenía 20 años. Yo soy, ahora que tengo 46, lo que soñé cuando tenía 20”.

Una biblioteca

La Biblioteca Pedro Lemebel está ubicada en calle Santos Vega, en pleno corazón del Barrio El Sol y surgió como una iniciativa de un grupo de vecinos. Además del acceso a cientos de libros, en el lugar se brindan clases de apoyo escolar, de danza, pintura, escultura, música y literatura.
Frente a la escuela, hay una galería comercial que está ubicada en un lugar estratégico, por donde transitan la mayoría de los vecinos. Uno de los locales estuvo vacío durante mucho tiempo. Es decir, figuraba a cargo de la comisión vecinal pero el organismo comunitario estaba acéfalo y, por lo tanto, su sede permanecía cerrada. Hasta que un grupo de vecinos decidió ocuparlo y rescatarlo para la vida del barrio. Allí funciona la Biblioteca Pedro Lemebel.
Allí se reciben donaciones de todo tipo: libros, botellas descartables de gaseosas, tapitas, herramientas, pinturas. Los interesados en colaborar pueden llamar al 4374203.

(La Nota digital)

Anuncios