Historia de la milanesa: ¿Cuál es el origen de este delicioso plato?

L. W.

En Argentina, la milanesa es uno de los más populares y ocupa un lugar privilegiado en todas las mesas familiares. Se trata de una comida tan deliciosa que prácticamente está presente en todos los restaurantes.

Las opciones son muchas: de carne, de pollo, de pescado, de cerdo e, incluso, opciones vegetarianas como las de berenjena. Probablemente, no exista un solo argentino que no las haya probado.

La receta es conocida por todos. Sin embargo, la mayoría de nosotros ignoramos sus orígenes e historia. Por eso, en esta nota repasamos cómo surgió y cuál fue su desarrollo a lo largo del tiempo.

Origen

La milanesa es un plato tan afirmado en nuestra cultura, que muchos lo consideran argentino. Sin embargo, el origen de esta receta se encuentra en Europa y, aun al día de hoy, existen distintas versiones sobre él.

La versión más extendida es que su origen se encuentra en Milán, Italia y debemos remontarnos a la época de las invasiones austríacas del siglo XIX. Cuenta la historia que, cuando los suizos invadieron el norte de Italia, se llevaron la idea de esta receta, comenzando a llamar la particular manera de rebozar como “a la milanesa”.

Se piensa que esta particular receta surgió cuando los peregrinos comenzaron a empanar o rebozar su comida para que se conserve mejor, antes de emprender viajes largos. Los antecedentes de la milanesa son tanto el escalope como la “cotoletta alla milanese”, que era una receta en la que se envolvía una costilla con una capa de pan rallado y queso.

La milanesa en Argentina

Este plato, como tantos otros, llegó a nuestro país con las olas de inmigrantes de principios del siglo XX. Se cuenta que las casas tradicionales del país incluían cocineros franceses que comenzaron a popularizar esta receta. Con el tiempo, la exitosa comida comenzó a replicarse en los restaurantes , promocionando los novedosos platos “a la milanesa”.

Hoy en día, es uno de los platos favoritos del país y está tan arraigado que ya se considera parte de nuestra gastronomía. Para disfrutarlo, simplemente tenemos que pedir un delivery de milanesas y elegir nuestra variedad favorita.

Napolitana: la milanesa nacional

Si bien, como vimos, la milanesa no es una invención nacional, sí lo es la famosa versión “a la napolitana” o, simplemente, “napolitana”. Aunque su nombre puede confundirnos, lo cierto es que no proviene de ninguna región de Italia, sino de nuestro país, más concretamente del restaurante Nápoli que se encontraba al frente del Luna Park.

Cuenta la historia que en 1950, un cocinero quemó la milanesa de un cliente y consultó con el dueño del local, José Napoli, acerca de cómo solucionarlo. Este le sugirió que le agregue jamón, queso y salsa de tomate por encima, para disimular el error.

Al ver el éxito que tuvo su invento en el comensal, Nápoli agregó la receta a su carta. Con el tiempo, el plato se hizo tan popular que, todavía hoy, es un infaltable en las cartas de los restaurantes.